FIC "COMO UN SUEÑO" (ANTHONY BROWER)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

FIC "COMO UN SUEÑO" (ANTHONY BROWER)

Mensaje por Dmar el Miér Jul 07, 2010 6:38 pm

Como un Sueño

PRIMER CAPITULO

UN NUEVO ANDLEY

Los meses pasaron desde que todos los amigos se reunieron, Candy recordaba cada momento de su vida, el sufrimiento, las alegrías y por supuesto los amores de su vida que tenían algo en común “Ya no estaban con ella”. Ese día el señor March como de costumbre pasaba al Hogar de Pony a dejar las cartas, Candy estaba feliz, tenía cartas de Annie, Paty, Archie y por supuesto de Albert que siempre la animaba a seguir su camino, una por una abrió cada carta, Annie le contaba sobre la Universidad y lo feliz que estaba siguiendo su camino, quien le iba a decir a Candy que Annie estudiaría para ser Doctora, si se lo hubieran dicho antes pensaría que eso era imposible. Paty le contaba como estaba su abuela y que cada día se parecía más a ella en lo intrépida. Archie contaba de cómo estaban los negocios de la familia y lo bien que la pasaba siendo asistente de Albert, y Albert enviaba una invitación a una reunión familiar en la cual recalcaba el hecho de ser muy pero muy importante, así que Candy debía asistir sin ninguna excusa.

Candy frunció el seño preguntándose qué pasaba ahora en la familia Andley y porque Albert nunca le explicaba a detalles las cosas, coloco su mano sobre la cabeza y se dijo a sí misma, ¡Tendré que asistir!

El día de la famosa reunión llego Candy llego temprano por petición de Albert quien le tenía un hermoso vestido celeste con detalles en oro, un lindo listón del color del vestido y unas joyas realmente maravillosas que por orden de la tía abuela fueron entregadas a ella ya que habían pertenecido a la mama de Anthony y alguien a quien el amo mucho debería de tenerlas. Candy no imagino que la tía abuela fuera a hacerle un regalo así.

Todo estaba preparándose así que Candy decidió dar un paseo por el jardín de Anthony, las rosas estaban hermosas y su olor se sentía por todo el lugar aun dentro de la casa, caminaba lentamente y si cerraba los ojos podía ver a Anthony cuidando de ellas. De repente sintió una mano sobre su hombro que mencionaba su nombre y que la saco de su hermoso sueño, allí estaba Archie como siempre viéndose guapísimo con su camisa de seda y su rostro hermoso, se abrazaron ya que no se habían visto en mucho tiempo y Archie le dijo : Visitando a Anthony? Ya que ambos sabían muy bien que en cada rosa parte de él vivía, ella asintió con la cabeza y cerraron los ojos para percibir el aroma tan delicado de las rosas y revivir a Anthony por un segundo.

Después de un momento Annie llego: Sabia que estarían aquí ya es hora de que te arregles para la fiesta Candy. Hola Annie grito Candy y ambas lloraron de la alegría, Archie les dijo: hoy nada de llanto debemos alegrarnos porque estamos juntos y jovencita (refiriéndose a Candy)
¡¡ es hora de la reunión!! ¡Se que te veras hermosa!.

Candy subió a su habitación y como siempre Dorothy estaba allí lista para ayudarla con una sonrisa de oreja a oreja Candy recordó como su amiga siempre le ayudo a pesar de todo, se abrazaron fuertemente y Candy con voz suave le dijo “para mí siempre serás una hermana” Dorothy lloro.

Candy estaba lista cuando Albert toco a la puerta ¡¡¡¡Estas deslumbrante!!! Dijo él, es hora de bajar. Tomándola del brazo comenzó el descenso por las escaleras que hace ya varios años bajo del brazo de Anthony seguida de Archie y Stear. Solo que ahora se veía aun más bella “era ya una mujer”

Todos estaban allí, desde el Andley más importante hasta Eliza y Neil, que mala suerte se dijo a sí misma, pero Albert estaba allí para protegerla de esas aves rapaces.

La tía Abuela tomo la palabra y todos la miraron inmediatamente.

Familia Andley los hemos invitado hoy por una razón muy importante lo que ameritaba que cada uno de ustedes estuviera en este lugar.
Muchos de ustedes recordaran a mis amados Rosemary y Anthony, pues ella aparte de Anthony tuvo otro hijo del cual ninguno de ustedes tuvo conocimiento hasta ahora, la razón por la que no habíamos notificado de su existencia es que desde que nació estuvo muy enfermo y su padre se encargo de llevarlo por varios lugares del mundo para ayudarlo a sanar, pues después de tantos años el ha regresado a casa completamente curado, y con toda la alegría de mi corazón les presento a Ian Brown Andley.

Arriba de las escaleras aparece la imagen de un joven alto y delgado, de unos espectaculares ojos azules y cabello castaño claro, todos se quedaron asombrados por el enorme parecido con Anthony, Candy se froto los ojos no podía creerlo si Anthony estuviera vivo seria como él pensaba en su corazón, pero no era Anthony era su hermano con el cual se diferenciaba únicamente por el tono de su voz y la cabellera.
Todos saludaron a Ian y Eliza no tardo en acaparar al pobre muchacho que dentro de todas las personas buscaba a una chica pecosa de ojos verdes. Dejando parada a Eliza se dirigió hacia donde estaba Candy que todavía estaba asombrada por el enorme parecido con Anthony, él la saludo cortésmente y le dijo: Así que eres tú la chica dueña del corazón de mi hermano, he escuchado tanto de ti que siento que te conozco, te gustaría bailar conmigo.

Candy acepto rápidamente y el baile comenzó, no podía dejar de apreciar su singular belleza y comenzó a preguntar ¿Como sabes de mí? Por Albert, desde que llegue me conto todo lo que paso con mi madre y mi hermano me sentía tan triste por no haber tenido la fuerza de venir y decirles cuanto los amaba, la vida me quito la oportunidad de estar con ellos, así que Albert para conocerlos me conto todo sobre ellos, de su corazón noble y amor por las rosas y de cómo mi hermano te llego a amar tanto, así que le pedí a la tía abuela que te entregara las joyas como recuerdo de él. Candy estaba asombrada de la humildad del muchacho y podía observar en sus ojos un dejo de tristeza, como no iba a sentirla si no pudo conocer realmente a su madre y hermanos pensaba Candy.

La música acabo y de repente frete a ellos estaba Eliza viendo con odio a Candy sin la menor cortesía le da la espalda y dice a Ian, ya que terminaste de bailar con la servidumbre ahora baila conmigo, Ian no podía creer lo que escuchaba y respondió Disculpe señorita pero yo aun no he bailado con usted así que no veo de que servidumbre me habla, según se esta señorita es la heredera de la familia Andley y usted solo es alguien con una educación mediocre. Ian toma del brazo a Candy quien asombrada ve como Eliza se pone colorada y casi morada del coraje, solo le hacía falta el humo de su nariz.

Candy era esperada por Archie y Annie quien con mucha alegría recibieron a Ian, Archie lo saludo con un fuerte abrazo y le dijo Agradezco a la vida por darme nuevamente un hermano, Ian entendió muy bien la razón de sus palabras ya que había llegado hace un mes y todos en la casa lo habían puesto al corriente de lo que había pasado en la familia todos estos años y abrazo a Archie con ternura y le dijo Me alegra también tener un hermano especialmente si viene siempre acompañado de tanta chica hermosa, todos rieron y se la pasaron tan bien que la miradas de la familia Legan no fueron percibidas por los muchachos.




SEGUNDO CAPITULO

Candy sigue su camino

Los días pasaron en la casa de los Andley las rosas parecían presentir que Ian estaba allí, estaban hermosas aun mas que antiguas primaveras, él las acariciaba como si fuera a su madre y a su hermano, y cerrando los ojos podía sentir que verdaderamente ellos estaban allí. Candy lo observaba a lo lejos y se acerco cuidadosamente para no perder detalle de aquella visión. Hola Ian saludo Candy quien se inclino para acariciar las rosas y sentir su aroma. Hola respondió Ian, me alegro de verte ¿Como estas?

Bien, solo venia a despedirme mañana por la mañana me voy a Chicago ya que Albert logro que me aceptaran en mi antiguo trabajo.

Ian - Debes estar feliz, ¿lo estás?

Candy - Claro, amo ser enfermera, y me siento útil, me apasiona mi trabajo.

Ian - Entonces eres la mejor enfermera si sientes tanta pasión, me hubiera gustado ser atendido por alguien como tú mientras estuve enfermo.

Candy - Como soportaste estar tanto tiempo lejos de tu familia y en esa situación

Ian - Créeme que no fue fácil, a veces deseaba morir, pero mi padre siempre estuvo conmigo y me ayudaba a desear vivir, también las cartas de mi madre y después de Anthony fueron como un salvavidas en épocas de soledad. Lo más difícil fue que no recuerdo mucho como era mi madre y de Anthony pues nada excepto que mi padre siempre decía que yo era igualito a él solo que en pequeño jajajaja.

Candy - Entonces, ¿siempre te has parecido a Anthony?

Ian- Pues eso decía mi padre, como gotas de agua a pesar de no ser gemelos, aunque creo que los Andley se parecen todos, porque el Albert es muy parecido a mí, ¿O yo soy parecido al? Jajá quien sabe, esta familia es muy extraña, mira donde caíste Candy, con un Tía Abuela muy malhumorada, unos primos muy, muy primos jajá y una prima algo loca, como decía mi hermano mas mala que el diablo jajajaja. El día de la presentación estaba muy nervioso, pensé que nadie me vería como yo sino todos verían a Anthony y eso me preocupaba pero como la noticia vino de la Tía Abuela todos lo aceptaron muy bien y eso es un consuelo, siempre quiero ser yo mismo y ser visto por mis hechos no por los hechos de mi familia. Pero dejemos de hablar de mí, me alegra que continúes con tu vida y espero que si voy de visita podamos salir y hablar, tu eres una chica verdaderamente especial y se porque Anthony se enamora de ti.

(Candy se ruborizo al escuchar esas palabras) Pues no creo que Anthony me amara todo lo que dices, El era todo para mí y los días que pasamos juntos fueron maravillosos era tan feliz.

Ian- Pero que dices para él tú eras todo, lo sé porque siempre me escribía sobre ti y porque…

Candy- Que pasa no me contaras.

Ian– Bueno hay cosas que no crea que sea el momento apropiado para que te las cuente, algún día mi pequeña enfermera, algún día.

Candy- Soy muy curiosa pero bueno estaré esperando el día en que me lo puedas contar y también el día en que me visites en el hospital.

Es un trato, dijeron al unisonó.

Candy ya había organizado todo en el hospital para que le diera tiempo de visitar el hogar de Pony y hacer su trabajo, regreso a su antiguo apartamento, ya que las lujosas casas del Andley todavía no formaban parte de su estilo de vida.

La vida transcurría tranquila y ocupada de vez en cuando pensaba en que estaría haciendo Ian, y todos sus amigos, ahora era muy difícil verlos, todos estaban tan ocupados.

Fue un día espantoso en el hospital muchos heridos debido a un accidente, Candy estaba muy cansada así que a pesar de lo feliz que se sentía en su trabajo deseaba ir a su casa. Pero lo que no sabía era que esta vez Neil la estaba esperando en las afueras.


_________________
[Solamente los administradores pueden ver este vínculo]   [Solamente los administradores pueden ver esta imagen][Solamente los administradores pueden ver esta imagen]
avatar
Dmar
GENERAL DEL EJERCITO
GENERAL DEL EJERCITO

Mensajes : 771
Fecha de inscripción : 19/06/2010
Edad : 39
Localización : EN EL CUARTEL GENERAL, CREANDO MISIONES Y RESCATANDO CHICOS GUAPOS

http://clubinigualableantho.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC "COMO UN SUEÑO" (ANTHONY BROWER)

Mensaje por Dmar el Miér Jul 07, 2010 6:48 pm

CAPITULO TERCERO

¿Y AHORA QUE QUIERE NEAL?

Candy -Que haces aquí Neil?

Neil -Te traigo un mensaje de Eliza

Candy -Después de tantos años no dejas de ser un simple mensajero, dime que quiere ella y rápido que no quiero perder mi tiempo contigo

Neil - Eliza no quiere que te acerques a Ian así que si no quiere problemas aléjate de é
l
Candy -Dile a Eliza que yo puedo hablar con quien yo quiera además Ian está muy lejos de aquí (dijo con una sonrisa chistosa y guiñando el ojo) y por sobre todo él decide con quien habla o no.

Neil - ¿Entonces no has hablado con él?

Candy - A que te refieres

Neil - Te informo que desde hace unos días Ian esta en esta ciudad, junto con la Tía abuela, Elisa y yo, por el momento el ha pasado con ella todo el tiempo pero por si acaso se te ocurre buscarlo para entrometerte como lo has hecho siempre estas advertida, sabes que ella es capaz de todo.

Candy - Bueno Neil gracias por la advertencia, pero el hablar con Ian no depende de mí, aparte espero que algún día dejes de ser el títere de tu hermana y te conviertas en hombre.

Neil - Espera un momento…

Candy se da la vuelta dejando a Neil hablando solo, este la toma del brazo con mucha ira cuando de repente un chico alto y de ojos azules sostiene a Neil y le da un puñetazo en la cara. ! ¡DEJA DE MOLESTARLA NEAL O TE LAS VERAS CONMIGO! Candy quien ve a Ian con asombro

Ian - No te preocupes Candy Neil ya no te molestara, ¿Verdad Neil?

Neil asiente con la cabeza y se retira inmediatamente.

Candy - Sigues siendo un cobarde Neil!! Que oportuno eres.

Ian – Digamos que tengo olfato para los malvados, jajajaja, pero dime ¿Cómo te sientes? ¿Te lastimo?

Candy – No te preocupes Niel no podría lastimar ni a una mosca aun teniendo insecticida.

Ian - ¡¡¡JAJAJA!!! Me alegra que tengas controladas las cosas, definitivamente no eres un damisela en peligro. ¿Qué hacia Neil aquí? Acaba de llegar a Chicago y por lo visto no pierde su tiempo

Candy - Me estaba recomendando alejarme de ciertas compañías.

Ian – Me imagino que él era parte de la lista

Candy – Bueno todavía no había llegado a nombrarse pero bueno espero no volverlo a ver

Ian –Bueno es que si aparece tú sabrás como solucionarlo todo.

Candy – De eso puedes estar seguro
Ambos rieron.

Candy -Me alegra tu visita, no la esperaba

Ian - Pues la tía abuela vino a ver a Albert y como no me suelta por ningún motivo me trajo con ella así que aproveche y vine a visitarte y a que me enseñes la ciudad, ¿podrías?

Candy -Claro que sí, es lo menos que puedo hacer por mi salvador jajajaja, además digamos que de cierta forma alguien por allí estará furiosa cuando sepa que estuvimos paseando juntos y eso será algo muy satisfactorio.

Ian no sabía exactamente a qué se refería Candy pero realmente eso por el momento era lo de menos.

Ian – Gracias, desde que vine he estado siendo molestado por un bicho un poco extraño así que para venir aquí tuve que comprar repelente contra insectos, esa primita mía es sofocante, ya sea porque nadie la soporta, lo que me preocupa es que la tía abuela no se da cuenta de quién es ella realmente

Candy -Bueno así es Eliza sabe muy bien cómo controlar a la tía abuela para conseguir lo que quiere, pero bueno no hay peor ciego que el que no quiere ver, y la tía pues también es culpable de cómo Eliza es, aunque me pregunto cómo pudo criar a sobrinos tan buenos y que su preferida sea la más grande egoísta.

Ian - No nos preocupes por eso solamente disfrutemos la tarde ¿te parece?

Candy - Claro que sí.

Dieron un largo paseo por el parque que lucía hermoso lleno de flores y grama verde, los pájaros cantaban, Ian llevaba de la mano a Candy y se sentía tan bien al lado del que ella no le importaba en lo absoluto. De pronto Candy vio un gran árbol ella deseaba subir y el pudo percibirlo en su mirada.

Ian -¿Así que se te antoja subir no es así?

Candy -¿Como sabes que me gusta subir a los arboles?

Ian -Bueno antes de verte y después me dieron toda la información que necesitaba de la familia incluso los malos hábitos de la hija adoptiva del tío Albert , “Te lo decimos porque es algo que un Andley no debería hacer”- creo que esas fueron las palabras que utilizaron jajajaja, pero después de que te conocí supe que si alguien como tu tenía tan malos hábitos, pues no debían de ser tan malos, así que mientras la abuela tomaba sus siestas salí a practicar, así que ya que estamos aquí, podrías decirme que tan bien lo hago y así podría mejorar.

Candy - Ian…. Gracias…

Candy como siempre subió a un árbol seguida por su gentil acompañante, todo desde arriba era hermoso y ambos pudieron ver el atardecer como nunca antes

Ian - Es verdaderamente hermoso, ya sea porque siempre estas sobre los arboles, parece que las cosas malas se las lleva el viento y que junto con el sol las penas desaparecen y la esperanza de un nuevo día trae consigo la luz de sueños por cumplir.

Candy observo a Ian con detalle, sus ojos eran gentiles tan azules como el cielo, y tan brillantes como una estrella, realmente, al verlo podía ver a Anthony dentro de él, pero….

La tarde había llegado a su fin, Candy no quería que el día terminara pero eso era algo imposible, se la había pasado tan bien que había olvidado el cansancio y las tonterías de Eliza y Neil y el parecía comprenderla tanto, en tan poco tiempo llegaron a ser muy buenos amigos.

Los días pasaron muy rápido Ian era tan amable y Candy se la pasaba súper, ya que casi siempre la esperaba a la salida del hospital.

Candy estaba lista para salir y encontrarse con Ian, lo deseaba tanto porque era toda una aventura jajá, cuando de repente una camilla entro al hospital a toda velocidad, los doctores gritaban a las enfermeras, que los seguían a la sala de emergencias, Candy se preguntaba porque tanto alboroto por un solo paciente, la camilla paso justo detrás de ella cuando estaba despidiéndose de una amiga, escuchando su nombre, ella se dio la vuelta lentamente, la expresión de su rostro cambio a una angustia extrema, no podida creerlo, no podía ser el, suplicaba en su interior, ¡¡EL NO!!!.



CUARTO CAPITULO

¡¡¡NO!!!

Candy se quedo parada, por más que quería correr no podía hacerlo, miraba la camilla alejarse y su voz entre cortada solo gritaba un nombre casi tan imperceptible como un susurro “Ian”

Cuando al fin tuvo fuerzas para moverse fue corriendo a la sala de emergencias, observo como los doctores sacaban sangre y hacían toda clase de exámenes a Ian si saber que estaba pasando, entraban y salían y cuando preguntaba como estaba, la respuesta era un “muy mal”.

Por la puerta entro La tía abuela llorando a más no poder, no podía comprender como su sobrino que estaba tan bien en la mañana ahora yacía en una cama sin esperanzas de despertar, Candy abrazo a la tía abuela tan fuerte como pudo, y ella correspondió el abrazo, necesita consuelo.
Tía Abuela - Candy como esta Ian?

Candy - no lo sé, los doctores aun no saben lo que le pasa, pero le aseguro tía abuela que todo estará muy bien y lo curaran muy pronto.
Una mano tomo a Candy del brazo alejándola de la tía abuela, era la mano de Eliza que a pesar de la situación tenía un sonrisa casi imperceptible.

Eliza - Aléjate Candy, todos saben que tu siempre eres responsable de las muertes de los Andley.

Candy - Cállate Eliza, Ian se recuperara muy pronto ya lo veras.

Eliza - Eso esperamos todos, y veras que si te alejas el recuperara, así que vete, yo lo cuidare, ¿Verdad tía abuela?

Tía Abuela - Si Eliza tu eres la mejor capacitada para hacerlo, lo dejo en tus manos.

Candy - Tía abuela!!! Por favor yo soy enfermera y podre cuidarlo

Tía Abuela - Di una orden Candy pero puedes quedarte aquí a esperar noticias ya que esta tan angustiada.

Eliza - Pero tía?

Tía Abuela - Ya hable Eliza.

Eliza estaba molesta pero no podía hacer más. El doctor salió de la sala, todos esperan sus palabras.

Doctor Dehart - Hemos recibido los resultados de los exámenes, no sabemos exactamente que causo la crisis del muchacho, al parecer fue una especie de veneno, pero no podremos confírmalo, por el momento el está estable, pero dormirá por unos días como consecuencia del tratamiento.

Tía Abuela - Veneno, ¿está seguro?

Dr. Dehart - Como le dije no podremos confirmarlo pero por el tipo de síntomas es lo más posible.

Candy - Doctor, pero se recuperara ¿verdad?

Dr.Dejart - No sabemos cuánto daño hiso al cerebro pero en un par de días lo averiguaremos.

Eliza - Bueno ya está feliz Candy, ya puedes largarte de aquí, yo me encargare de cuidarlo.

Candy - Esta bien Eliza, dijo un tanto pensativa, ella no quería causar más problemas ya que la tía abuela estaba muy mal.

Candy se preguntaba cómo pudo Ian consumir veneno, ¿Quien sería tan malo? Cuando de repente Neil aparece frente a ella susurrándole al oído

Neil –! ! Te dije que ella es capaz de todo por obtener lo que quiere Despídete de Ian porque no creo que puedas volver a acércate a él.

Candy no podía creerlo Eliza y Neil fueron capaces de envenenar a Ian solo por alejarlo de ella Jamás pensó que llegarían a tanto… Ahora estaba claro que aun con dolor tendría que alejarse del, por su bienestar.

Tres días pasaron desde que Ian fue internado en el hospital, Eliza no se separaba del, excepto por unos minutos cuando la Tía abuela llegaba a sustituirla, y cuando ella no estaba Neil se quedaba en la puerta para evitar que Candy se aproximara. Candy siempre preguntaba a todos como estaba Ian, el Doctor Dehart ya sabía que cuando ella venia era para recibir noticas de su paciente así que con alegría le comunicaba que él estaba mejor y que pronto despertaría de su letargo. Para Candy fue muy difícil la espera, lo tenía tan cerca y no podía acercarse.

Ian recibió visitas de todos los Andley pero se preguntaba porque Candy no se acercaba, así que le pregunto a la Tía, y esta solamente respondió “es por tu bienestar”.

El trabajo era lo único que sacaba de su preocupación a Candy aunque estando en el hospital se sentía de cierto modo cerca, cuando el doctor Dehart se acercó a ella.

Dr.Dehart - Enfermera Candy, desde ahora se hará cargo del joven Ian Brower.

Candy no podía creerlo, al fin podría cuidar de él. Candy corrió a la habitación y al entrar en ella estaba Eliza.

Eliza - ¿Qué haces aquí Candy, sabes que no se te permite la entrada en este lugar?

Ian – Yo la mande a llamar Eliza, al fin de cuentas el enfermo soy yo y puedo escoger a quien quiero conmigo.

Eliza – pero fueron ordenes de la tía abuela.

Ian – Ella pudo ordenarlo cuando yo estaba inconsciente pero ahora yo puedo elegir así que desde ahora Candy será mi enfermera y tú puedes ir a tu casa, debes estar cansada de tanto cuidarme, te lo agradezco mucho, pero este trabajo es de Candy.

Candy estaba preocupada sabía que Eliza era la responsable de su condición, pero que haría ahora para evitar que Ian este a su lado, las opciones eran espantosas.

El iza – Le diré a la tía abuela.

Ian – Dile lo que quieras, no me importa, eso si Eliza espero que Neil no le ponga nada mas a mi bebida o esta vez acabara en la cárcel, que al fin de cuentas es donde perteneces.

Elisa se quedo callada, como Ian supo lo que Neil hiso, pero…

Ian– Elisa si de verdad quieres algo te aseguro que matándolo no es la mejor manera de conseguirlo, si fuiste capaz de esto me pregunto si lo que le paso a Anthony fue solo un accidente

Eliza – ¿Cómo puedes pensar eso? Candy te está mintiendo ideas en la cabeza, ¿no te das cuenta?

Ian – Vete de aquí antes de que llame a la policía.

Elisa se retiro del cuarto lo más rápido que pudo, pero en su corazón ¡Venganza! era el único sentimiento que albergaba en su corazón.

CAPITULO CINCO

UN VIAJE MARAVILLOSO

Ian al fin se recupero y salió del hospital, con tan buena saludo como lo había estado antes de que Eliza y Neil tuvieran tan brillante idea, pero estaba preocupado, sabía que si habían llegado al extremo de casi matarlo, las personas que amaba especialmente Candy podrían no correr con la misma suerte que él, y sabia que la única manera de protegerla era alejándola de la ciudad, ¿pero cómo podría lograrlo?

Candy: ¿Cómo te sientes?

Ian: fuerte como un toro jajajaja

Ian se levanto de la cama y al dar el primer paso casi vuelve a caer al suelo, Candy corrió a sostenerlo y lo coloco de nuevo en la cama.

Ian: Si que eres una chica muy fuerte Candy

Candy: Bueno se lo debo a que crecí en un lugar muy especial, soy fuerte como el árbol al cual subía.

Ian: Me alegra, y ¿ no tienes deseos de ir de nuevo al Hogar de Pony’?

Candy: ¿Como sabes que dé me refiero a ese lugar?

Ian: te sorprendería saber todo lo que se jajajaja.

Candy lo mira con sorpresa, a veces parece que la conociera más de lo que ella misma se conoce.

Ian: Sabes Candy, la familia Andley hace muchos donativos a este lugar y creo tener algo de influencia, aparte de que no me siento muy bien como te diste cuenta, me gustaría regresar a Lakewood, me acompañarías como enfermera, por supuesto podrás ir al Hogar de Pony cuando tú quieras, tampoco me siento tan mal, como para necesitarte tanto tiempo. ¿Qué piensas?

Candy: Seria una maravillosa idea, gracias Ian!!

Así fue como Ian y Candy partieron sin despedirse de nadie, Ian no quería que Eliza supiera a donde se dirigían para disfrutar ese tiempo si sentirse amenazados. El viaje fue maravilloso, hablaron de tantas cosas, que a ambos les gustaría hacer, y al llegar a la mansión fueron sorprendidos por una lluvia de pétalos de rosa, Candy estaba asustada, la misma lluvia de rosas que fueron preludio a la muerte de Anthony y antes que él la de su madre, Candy empezó a sudar frio, sus manos temblaron, su hermosa sonrisa desapareció del rostro, Ian observo a Candy y la tomo de la mano diciéndole

Ian: No temas Candy esta vez no pasara nada, yo estaré bien, no podría irme sin antes cumplir con la misión que me fue dada, a veces ver como se desojan las rosas es señal de que pronto se aproximan los cambios, cambio de estación, cambio de rosas, siempre que muere una abra nuevas rosas aun más hermosas, no te aflijas, venimos a disfrutar de este lugar maravilloso y de los buenos amigos que nos aman.

Al cruzar por el portal justo frente a la entrada de la mansión estaban ellos, todos los chicos del Hogar de Pony, si estaban allí en la mansión, todos felices recibiendo a Candy con gritos y sonrisas.

Candy: Ian la tía abuela te matara si se entera de esto-

Ian: ¡¡¡No te preocupes, ya sabes que eres mucho más linda cuando ríes!!! Además esta también es mi casa y también tenido derecho, y por supuesto ellos también tienen derecho, y además esta es solo una de las sorpresas que te esperan.

Candy miro con sorpresa a Ian, y pensaba que la mansión Andley no sería lo mismo jajajaja

Los chicos del hogar se divertían como nunca, hicieron picnic, asado, plantaron rosas, acamparon, pasearon a caballo, tantas cosas que Candy jamás habría ´podido imaginar, pero aun tenía en su mente el recuerdo de los pétalos en el viento, que iba a pasar, que le pasaría a Ian.
Un carruaje se estaciono cerca de la entrada de la mansión, los niños jugaban por todos lados, parecía una invasión jajajaja, de ella bajaron dos damas muy elegantes y dos chicos muy guapos que al unisonó gritaron el nombre de CANDY.

No podía creerlo, cuanta alegría eran ellos Annie, Paty, Archie y Albert, que habían tomado unas vacaciones para ir a ver a Candy ya que Ian en secreto les había comunicado sus planes.

Albert: Esta mansión al fin parece viva, que ideas tienes Ian, muy buenas realmente.

Archie: Me recuerda a cuando tres niños muy bellos jugaban por estos mismos lugares, solo que esta vez no hay quien les jale las orejas.
Ian: Me imagino lo mucho que se divertían juntos, pero bueno estos días tendremos nuevas oportunidades de pasarla muy bien, especialmente porque tenemos mucha compañía.

Todos estaban muy felices y créanme jamás se habían divertido tanto, hubieron unas cuantas cosas rotas, pero como decía Ian eran parte de la diversión, por cierto no solo los niños rompieron cosas.

Los días pasaron muy felices para nuestros amigos, sin embargo fue interrumpida por una carta dirigida al Señor Williams con nota de urgente, donde se anunciaba que todos los Andley tendrían que presentarse en Chicago con urgencia.

Todos se preguntaban ¿Que pasara ahora?

Todos vieron a Albert como preguntando qué pasaba, pero él no podía responder, estaba tan intrigado como todos los demás, en la nota solo decía, La familia Legan quiere comunicar una maravillosa noticia los esperamos lo más pronto posible.

Por la mente de todos pasaron toda clase de ideas, Tales murió Eliza, jajá pero yerba mala nunca muere, o tal vez piensan mandar a Neil a la guerra, pues tampoco, los soldados ya tienen suficiente con la batalla, todos sonreían por el montón de ocurrencias de cada uno, pero Candy solo podía observar a Ian su rostro dejo de sonreír y sus ojos se perdieron en el vacío, Sera que Ian sabe algo que nosotros no?, que le pasara?[

_________________
[Solamente los administradores pueden ver este vínculo]   [Solamente los administradores pueden ver esta imagen][Solamente los administradores pueden ver esta imagen]
avatar
Dmar
GENERAL DEL EJERCITO
GENERAL DEL EJERCITO

Mensajes : 771
Fecha de inscripción : 19/06/2010
Edad : 39
Localización : EN EL CUARTEL GENERAL, CREANDO MISIONES Y RESCATANDO CHICOS GUAPOS

http://clubinigualableantho.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC "COMO UN SUEÑO" (ANTHONY BROWER)

Mensaje por Dmar el Miér Jul 07, 2010 6:53 pm

SEXTO CAPITULO
¿PORQUE?
Candy no podía dormir, ya casi era la media noche, pero la invitación de la tía abuela y todos los acontecimientos de esos meses la tenían preocupada, de repente escucho el rechinido de una puerta, se levanto lentamente y bajo por las escaleras de la mansión Andley, pudo apreciar una sombra que esforzándose por no ser escuchada se dirigía al Estudio, abrió la puerta y entro en la habitación que tenía una vela encendida. Candy se aproximo, sentía tanta curiosidad, y al llegar se dio cuenta de que la puerta estaba entreabierta, Candy pudo ver dos personas que hablaban muy bajo y con esfuerzo pudo distinguir las dos voces, pero como, porque ellos están hablando. Candy se quedo callada para escuchar la conversación
Ian: te dije que no podíamos vernos y menos aquí
Neil: Pues vine a verificar que no te habías arrepentido del trato
Ian: Si les di mi palabra es porque voy a cumplir, a diferencia de ti Neil yo soy un caballero.
Neil: Hasta entonces
Ian: Solo recuerden lo que prometieron
Neil: Lo haremos
Ian: Vete entonces.
Candy se escondió detrás de una estatua cerca de la puerta, vio salir a Neil en la oscuridad, y entro por la puerta de Estudio.
Candy: Que pasa Ian? ¿Qué hace Neil aquí? Háblame Ian que ocurre
Ian no sabía que decirle, lo había sorprendido.
Ian: Candy tranquilízate todo está bien, solo quiero que estés bien y seas feliz a cualquier precio.
Candy: pero….
Ian: confía en mí, solo recuerda que cualquier cosa que haga será para que tú tengas la vida que mereces.
Candy no sabía qué hacer, tenía tantas pregonas y las respuestas eran confusas.
Poco a poco la mansión fue quedando vacía, Albert, Archie, Paty y Annie fueron los primeros en partir ya que Ian y Candy tenían que devolver los niños al hogar y después limpiar para no dejar rastros de su travesura.
Los niños disfrutaron el paseo de regreso al hogar, fueron días maravillosos para ellos y la hermana María y la Señorita Pony estaban tan felices de haber podido brindar a los niños una experiencia y un recuerdo tan especial. Candy se despidió de ellas con un abrazo muy fuerte y viendo a Ian le dijeron Sabemos que ahora ¡¡está segura!! ¡¡Hazla feliz!! Ian se ruborizo, y respondió –si lo hare.
Ian le pidió a conductor que los dejara cerca del lago juntos presenciaron un hermoso y ambos caminaron hasta llegar al jardín de rosas Ian tomo de la mano a Candy y la llevo cerca de la fuente, Candy se sorprendió al ver en el suelo un mantel finamente bordado, iluminado por luz de velas, y junto al mantel un cesta.
Candy: ¿Qué hermoso?
Ian: Tú te mereces solo lo mejor.
Candy: pero a qué hora preparaste todo esto.
Ian: Dorothy me ayudo, ella de verdad te quiere, y como no querer a alguien como tú, eres simplemente única.
Candy se ruborizo, cuando de repente sintió los brazos de Ian que la sostenían y la acercaban a su pecho, ¡¡¡Sabes Candy Te he amado desde que te vi en el portal de las rosas!!! Candy lo vio con asombro, como podía el amarla si no la conoció en ese lugar, al que vio allí fue a Anthony, no comprendía que pasaba, como Ian sabia tantos acontecimientos, fechas, tanto de ella, aun en aquella confusión no pudo evitar que su corazón comenzara a latir tan rápidamente, sentía correr la sangre por sus venas y no podía comprender el sentimiento pero lo acogió tan cálidamente que todo lo demás ya no importaba, que me pasa se preguntaba Candy, porque me siento así? Ian la soltó suavemente y se sentó llamando a Candy junto a él. Ian no esperaba recibir respuesta a lo que había confesado, solo tenía que decirlo para sentir un poco de paz porque en su corazón sabia que lo que vendría tal vez lograría separarlo para siempre de ella, y se decía así mismo Lo único que deseo es que ella sea feliz.


SEPTIMO CAPITULO
LA DESICION DE IAN
El día de la famosa reunión de los Legan llego, Candy estaba abrumada por los acontecimientos en la mansión de Lakewood, había tantas preguntas sin resolver, pero las respuestas vendrían en su debido tiempo, eso dijo Ian.
Candy lucia hermosa, traía puesto un hermoso vestido rosa, con decorados celestes, y bordados de rosas en su pecho, el pelo suelto la hacía ver sofisticada y sus zapatos parecían de cristal, todo especialmente hecho para ella por orden de Albert, quien la acompañaría a la reunión ese día ya que Ian tenía otros asuntos que atender, eso dijo él, todos los invitados llegaron temprano, tenían tanta curiosidad de saber cuál era la noticia, que se comunicaría, allí estaban los amigos de Candy pero ni señales de Ian, Candy se preguntaba donde estaba, normalmente siempre estaba con ella, y sentía un vacio ahora que no lo había visto por más de una semana.
La tía abuela bajo por las escaleras, aclaro su voz y dijo a todos
Tía Abuela: Nos hemos reunido aquí para dar una noticia maravillosa, con la cual yo estoy sumamente complacida ya que es como un sueño para mí, como ustedes sabrán Mi querida Eliza es como un sol para mí y siempre ha estado apoyándome así que por esa razón me han pedido que les anuncia a todos nuestros queridos familiares el compromiso de ella y otro de mis dos grandes amores Ian Brower. El matrimonio se realizara en primavera en nuestra casa de Lakewood y todos están invitados a este gran acontecimiento.
Candy escucho la notica pero su mente no podía asimilar las palabras, retumbaban en su cabeza pero no tenían sentido, su cuerpo se estremeció y sintió que no podía respirar como era posible, Ian le había confesado que la amaba, que su felicidad era más importante que todo, será que todo esto era parte del plan de venganza de Eliza, será que el envenenamiento fue otra farsa planeada para hacerla sufrir, no podía comprenderlo, no podía ser cierto, Ian no la haría eso, el era su mejor amigo, su confidente, ahora se comprometía con su peor enemiga, con la mujer que la había hecho sufrir por tantos años, no era capaz de pronunciar palabra alguna, sintió que todo daba vueltas, que todo era una pesadilla y callo desmallada en los brazos de Albert que logro atraparla justo en el momento preciso, a la mente de Albert vinieron recuerdos la muerte de Anthony, aquella vez en el tren después de despedirse de Terry, no podía creerlo Candy estaba enamorada de Ian, y otra vez su corazón se rompía en pedazos.
Ian y Eliza bajaban de las escaleras, tomados del brazo, cuan Ian vio el rostro de Candy sintió su corazón morir de tristeza, quiso correr y abrazarla como aquella vez en el jardín de las rosas, pero no podía hacerlo, solo pensaba Es por tu bien mi princesa, solo así podrás ser feliz, si me caso con Eliza ella prometió no hacerte daño jamás, y si tengo que vivir sin ti por el precio de tu felicidad no me importa lo que me pase solo se feliz. Ian encontró las fuerzas para quedarse del brazo de Eliza quien miraba a Candy como la triunfadora del juego, llena de orgullo, de satisfacción, de venganza consumada, de odio y desprecio, de dicha, al fin lo había logrado, Candy por fin sufría todo lo que se merecía.
Los padres de Eliza esperaban al final a su amada hija y a su futuro yerno, todos parecían estar felices con la unión de las familias mientras que en un rincón del gran salón Candy lloraba tratando de contenerse para que nadie notara su dolor, mientras nuevamente era abrazada por Albert quien le daba el valor para enfrentar de nuevo la desdicha.
Eliza obligo a Ian a saludar a todos los Andley como quien presume su trofeo, y como corona a su victoria lentamente se acercaba hacia Candy, quien solo deseaba estar lo más lejos posible de aquel lugar.
Eliza: Candy…


OCTAVO CAPITULO
CONFUSION
Eliza camino hasta Candy, jalando con sus fuerzas el brazo de Ian ya que él se resistía a hablar con ella, como podría mirarla después de lo que había hecho.
Eliza: Candy me alegra mucho que vinieras, como siempre es agradable estar en compañía de una gran amiga. Dijo Eliza hipócritamente.
Candy la ve sorprendida, estaba siendo amable, como no iba a hacerlo si tenía que restregarle por la cara a su novio.
Candy: Gracias Eliza y te felicito, son el uno para el otro. Dijo Candy con desprecio.
Eliza: lo sé, desde que lo vi lo supe, y ahora faltan unos meses para que logremos estar juntos para siempre.
Eliza hablaba y hablaba mientras Candy solo pensaba en una escusa para irse de la fiesta, Ian jalo del brazo a Eliza y en tono fuerte le dijo: De toda la familia Andley a ella es a quien más respeto le debes tener desde ahora comprendes bien o todo se cancela, Candy es intocable para ti, en hechos y palabras. Ahora nos vamos o me voy.
Eliza estaba frustrada, no pudo molestar a Candy como quería, pero sabía que Ian haría lo que había dicho así que lo siguió.
Candy quedo sorprendida, Ian la había defendido otra vez, entonces tal vez…
La fiesta fue eterna no solo para Candy sino también para Ian que no soportaba mas estar del brazo de Eliza, así que en medio del baile Ian fingió un mareo, todos los asistentes conocían su salud y fueron informados de que había estado en el hospital porque había sufrido una recaída , (eso fue la Tía abuela dijo a todos para proteger el apellido Andley), así que al verlo en ese estado fue llevado por Albert y Archie a su habitación, a pesar de que Eliza no quería que se le acercaran.
En la habitación empezó el interrogatorio
Albert: Ian en que estas pensando, como puedes casarte con ella sabiendo quien es, y de lo que es capaz.
Archie: No puedo creer que le hagas esto a Candy, tú sabes que ella la odia y ahora tú eres el medio que está utilizando para hacerla sufrir.
Ian: Yo sé quién es Eliza y por eso me caso con ella.
Albert y Archie lo vieron sorprendidos, no podían entender que el mismo estuviera tan consciente de los hechos.
Ian: Amigos yo sé quien ese liza se que toda la vida ha hecho sufrir a Candy y ha lastimando a todos los que están cerca de ella, así que la única manera de que deje en paz a Candy es estar con ella vigilando cada uno de sus movimientos, además prometió que no la haría sufrir más. Yo quiero que ella sea feliz con quien ama.
Albert: Es que no lo comprendes Ian, acaso no te has dado cuenta.
Ian: De que no me he dado cuenta
Albert: Candy te ama.
Ian mira a Albert con incredulidad, y le dice: Albert estas equivocado, se que para Candy siempre seré una amigo, y me ve como el recuerdo de un amor, (ósea que al ver a Ian solo puede ver el rostro de Anthony y los bellos recuerdos), por eso me caso con Eliza, no dejare que la dañe mas y podrá ser feliz con la persona que ama y no ha podido olvidar, ella no me ama a mí, tal vez solo está confundida.
Albert: No sé en qué idioma quieres que te hable para hacerte entender, te estoy diciendo la verdad, conozco a Candy y aunque tal vez ella no lo sabe aun, se que te Ama.
Ian les pidió a los chicos que lo dejaran solo, estaba confundido con los acontecimientos, y a su vez pidió que protegieran a Candy mientras él no estaba con Eliza.
Los días pasaron y para Candy fueron eternos después que llego la invitación para la boda de Ian Brower y Eliza Legan, al parecer a ella le enviaron la primera invitación.
En el hospital era el lugar donde Candy encontraba algo de consuelo, el trabajo y la alegría de los pacientes la reconfortaban, estaba atendiendo a su grupo favorito, el de los niños cuando uno de ellos el entrego una pequeña nota:
Candy, sé que no comprendes que es lo que pasa, pero confía en mi te lo ruego, necesito que nos veamos, prepara tu equipaje, saldremos a Nueva York a las 5pm, te estaré esperando en la estación del tres por favor no faltes.
Candy vi lo nota no sabía si debía asistir a la cita, ¿será que Eliza está planeando algo? Pero no puede ser esta es la letra de Ian. Se fue a su casa tan rápido como pudo y colocando la maleta sobre su cama, se quedó pensativa voy a ir, o ¿no? pero tengo que ir, tengo que hablar con él, tengo que saber si lo que siento es…

CAPITULO NOVENO
EN BUSCA DE UN AMOR
Pero tengo que ir, tengo que hablar con él, tengo que saber si lo que siento es…
Candy fue rápidamente a su casa, y tomo un carruaje a la estación del tren en la que Ian la esperaba con una inmensa sonrisa.
Ian: pensé que no vendrías princesa.
Candy: no me llames así, además no lo hago por ti, tengo curiosidad de saber que planeas ahora sea bueno o sea malo.
Ian: No es nada malo, no esperes nada malo de mí, sé que mis actos no son los mejores pero créeme que solo lo hago por tu felicidad, subamos.
Ambos subieron al tren pero ninguno de los dos hablo del compromiso, fue como antes hablando del hospital, de lo que habían hecho y para Ian fue un alivio el no tener que explicar sus decisiones.
Por fin estaban en Nueva York y ya Ian tenia lista una hermosa habitación de hotel para Candy, el se quedaría en la habitación de al lado.
Candy: ¿Podrías explicarme que hacemos aquí?
Ian: Es una sorpresa lo sabrás en la noche, y no desconfíes todo será para tu felicidad.
Candy descanso en su cama, el viaje había sido agotador y a pesar de que intento preguntar y aclarar los acontecimientos, no pudo realmente no quería hablar de ello.
Toca, con ese sonido fue despertada Candy, era Ian quien le informaba que en media hora saldrían.
Candy se arregló lo más rápido que pudo, no había llevado ropa costosa, la verdad no había pensado en que realizarían alguna actividad nocturna.
Ian tomo su mano como siempre lo hacían y llegaron a donde los esperaba un carruaje, que los llevaría a su destino, a donde vamos? pregunto Candy, te dije que era una sorpresa respondió Ian.
Al ver por la ventana del carruaje pudo apreciar las luces, los sonidos, todo estaba tan alegre, de repente el carruaje paro y frente de ella, estaba la foto de Terry en un gran escaparate, la joven estrella interpretaría la obra MUCHO RUIDO Y POCAS NUECES (también se le conoce como mucho ruido para nada depende de la traducción jajajaja). Candy se sintió feliz volvería a ver a Terry, al ver la sonrisa de Candy Ian sintió que su corazón se partía en mil pedazos, pero debía hacer lo correcto.
Fingiendo una sonrisa, le dice: Bueno señorita su sonrisa me revive, ahora vamos a ver la obra.
Candy tomo del brazo a Ian y entraron al teatro que era de verdad maravillosa, iluminada y con estatuas y pinturas que lo hacían lucir como un museo.
Ian: Nuestro palco esta por aquí, se que nunca has podido verlo actuar como debe ser, así que hoy date gusto pequeña.
Candy escucho a Ian con alegría y tenía razón jamás había visto actuar a Terry en los mejores lugares.
Las luces se apagaron y la obra empezó, Terry lucia impresionante, era realmente un gran actor, tantos recuerdos pensaba Candy y por un momento olvido a Susana, a Eliza, solo recordaba lo bueno de aquellos días en el Colegio San Pablo.
Ian le dijo a Candy que regresaba en un minuto y salió del palco dirigiéndose a los camerinos donde vio a Susana sentada en una pequeña habitación se aproximo a ella y saludándola cerró la puerta tras de sí.


_________________
[Solamente los administradores pueden ver este vínculo]   [Solamente los administradores pueden ver esta imagen][Solamente los administradores pueden ver esta imagen]
avatar
Dmar
GENERAL DEL EJERCITO
GENERAL DEL EJERCITO

Mensajes : 771
Fecha de inscripción : 19/06/2010
Edad : 39
Localización : EN EL CUARTEL GENERAL, CREANDO MISIONES Y RESCATANDO CHICOS GUAPOS

http://clubinigualableantho.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC "COMO UN SUEÑO" (ANTHONY BROWER)

Mensaje por Dmar el Miér Jul 07, 2010 6:55 pm

DECIMO CAPITULO
¿UN ENCUENTRO?
Ian tarda mucho pensó Candy, que estará haciendo, se sentiría mal. Esperare otro ratito e iré a buscarlo.
Hablaron por largo tiempo, qué opinas de lo que te dije pregunto Ian.
Susana: Durante este tiempo que he estado con el he sentido que no es lo correcto, al principio mi madre me convencía con sus palabras, pero tienes razón, le salve la vida porque lo amaba y ahora parece que realmente lo mate. Dile a Candy que venga, quiero hablar con ella antes de que lo vea.
Ian: Yo le digo que venga. Ian camino por el pasillo que le pareció eterno, había planeado este encuentro mucho antes, antes de verla a pesar de que sabía que tal vez ya no vería su hermoso rostro nunca más.
Ian: Candy como está la obra.
Candy: Excelente, sabes siempre supe que sería un actor excepcional.
Ian: Me alegra mucho que lo disfrutes, pero quiero que me acompañes, podrías por favor.
Candy: A ¿Donde?
Ian: Es una sorpresa, ven.
Ambos salieron del palco y se dirigieron a la habitación donde Susana esperaba a Candy.
¡Candy! ¡¡Susana!! No imagine que te vería
Susana: Siempre lo acompaño, pero no es de eso de lo que quiero hablar contigo. Me darías unos minutos de tu tiempo.
Candy vio a Ian y el solo asintió con la cabeza y las dejo solas.
Susana: Candy me escucharías sin decir nada hasta el final, te lo pido.
Candy: Esta bien
Susana: Recuerdo aquel día del accidente, sabes amaba a aquel hombre que me rechazaba sin pensarlo y no dude en sacrificar mi vida por la suya, porque en mi corazón la de Él valía más. Los días en el hospital fueron tan amargos y mi madre termino de amargarlos más, recibir sus visitas era lo más maravilloso del mundo y por eso ignoraba su rostro lleno de tristeza, y así he vivido durante todo este tiempo, hoy que hable con Ian, me di cuenta de cuan equivocada estaba, no se puede vivir a expensas de la felicidad de quien amas, así que Candy yo renuncio a Terry. Una lágrima broto del rostro de Susana, pero estaba segura de lo que estaba haciendo. No te preocupes Candy, y un consejo de amiga –no renuncies al verdadero amor tan fácilmente, lucha por tu amor por sobre todo, si realmente es amor-
Candy observo el rostro de Susana, ella era realmente hermosa, y ahora estaba demostrando que realmente amaba a Terry, pero porque ahora dijo Candy porque hasta ahora.
Susana: Candy el vendrá en un momento, su camerino es aquel de la esquina, espéralo allá, y no te preocupes por nada.
Candy se dirigió al camerino que le habían indicado, su corazón estaba confundido, no sabía que sentía, había pasado tanto tiempo y ahora había alguien más. Sin embargo deseaba verlo una vez más.
Candy entro y espero pacientemente a que llegara él.
Ian vio a Candy entrar al camerino de Terry y con los ojos llenos de lágrimas le dijo adiós a su gran amor.

CAPITULO XI
SIN PREGUNTAS
Ian regreso al hotel se sentó sobre la cama y empezó a llorar, parezco un niño decía el sin poder contenerse, cuantas veces mi pobre niña abra llorado de esta manera, cuantas veces se habrá sentido tan sola y desamparada, pero esta vez será diferente yo haré que por sobre todo sea feliz y tarde o temprano Eliza y Neil pagaran con creces todo lo que le han hecho. Limpio sus lagrimas, empaco lo poco que había llevado ya que sabía que el viaje seria corto y dio instrucciones de que llevaran el equipaje de Candy al teatro donde la había dejado. Espero pacientemente el carruaje que lo conduciría a la estación del tren cuando
¡¡Ian a dónde vas y lo peor a dónde vas sin mí!!, era Candy la que le preguntaba.
Ian: Lo siente es que pensé que te quedarías a pasar unas vacaciones.
Candy: No puedo tengo mucho trabajo en el hospital y además no pedí permiso para ausentarme por largo tiempo, así que si te vas ahora, tendré que irme contigo, creo que si las cosas contigo son siempre así, tendré que pensarlo seriamente cuando me invites, no he descansado casi nada y realmente tengo un poco de hambre.
Ian: Lo siento Candy creo que pensé en todo, pero olvide lo más importante.
Candy: No te preocupes pero eso si no lo vuelvas a olvidar, necesito mucha energía, mi trabajo no es fácil aunque así lo parezca. Candy sonrió y tomando sus maletas subió al carruaje que ya había llegado.
Ian miro con asombro a Candy, no entendía que había pasado entre ella y Terry, y porque si ya todo estaba arreglado decidía regresar al hospital, pero no quería preguntar nada, porque las preguntas generan pregonas y él no quería ser interrogado, así que ambos partieron de regreso a Chicago.
Ian decidió ir a dejar a Candy a su casa, era muy tarde para dejarla ir sola a cualquier lado, además quería pasar más tiempo con ella antes de enfrentarse a Eliza y soportar toda su frivolidad y antipatía, aun no sabía cómo había soportado el tiempo en su compañía, realmente Candy y ella no se parecían en lo más mínimo, Candy era como el mar, tan cambiante pero nunca dejando de ser hermoso, y Eliza solo era comparable al fuego en la destrucción que deja a su paso cuando no hay quien lo controle, hipócrita, despótica, engreída, presumida, tajante, idiota prepotente, habían tantos adjetivos que la describían, y ninguno bueno por cierto, realmente estaba tan cansado de ella que solo pensarlo le daba dolor de cabeza, pero al mirar a Candy solo con verla su vida se tornaba increíblemente maravillosa, si me amara tan solo un poco pensaba Ian, yo sería realmente feliz, pero eso un sueño y ya es hora de que despierte.
Candy invito a Ian a pasar a su casa a tomar té, el accedió ya que realmente quería verla un poco más, sin pensarlo dos veces acepto, y subieron a la habitación.
Tan feliz estaba Ian que no se percato que unos ojos llenos de odio los miraban desde la esquina de la casa, esto no se quedara así, me las van a pagar los dos, ahora realmente conocerán quien soy yo. Y una macabra sonrisa broto del rostro que se escondía en la oscuridad.




CAPITULO XII
Eliza!!!!!!
Al día siguiente Eliza hiso su aparición, Ian estaba absorto en sus recuerdos del día anterior cuando ella con su quisquillosa voz lo saco de sus pensamientos de la forma más descortés.
Eliza: Hola amor, te extrañe, ¿Dónde estabas?
Ian: Salí a dar un paseo, ya sabes ahora que nos casaremos tengo que empezar a trabajar si quiero darte la vida a la que estas acostumbrada.
Eliza: Tú no tienes necesidad de trabajar, los Andley son los más ricos de Estados Unidos y los Legan pues tú ya sabes.
Ian: No quiero depender de la familia, quiero salir adelante solo y tú tendrás que acostúmbrate a lo que yo pueda darte.
Eliza: Esta bien, haz como quieras pero te advierto yo no me conformare con nada menos que lo mejor.
Ian: No tienes que decirme nada, se quién eres.
Eliza se retiro de la habitación y dijo en voz baja –Aun no sabes de lo que soy capaz-
Eliza: Neil ya tienes todo listo, el momento ha llegado, esa estúpida de Candy pagara por todo lo que me ha hecho, creyó que se burlaría de mi otra vez, que lo olvide tu y yo hermanito haremos que pague cada día de su vida.
Candy recordaba las palabras de Susana, luchar por lo que uno ama, sin importar las consecuencias, eso era el resumen de todo el discurso, pero ¿Qué puedo hacer, soy capaz de hacerlo? Uno de sus pacientes la jalo del brazo y le dijo: No duermas en hora de trabajos jajajaja. Lo siente señor Mc’Bryan es que no dormí mucho este fin de semana, no volverá a pasar, dijo ella con una sonrisa. No te preocupes pero estar enamorada de esa manera no debe ser bueno para la salud. Candy se sonrojo y dándose un golpe en la cabeza se retiro de la habitación. Llego a la sala de enfermeras a tomar un pequeño descanso antes de que se le asignaran sus nuevos pacientes cuando su compañera, la enfermera Rose llego a avisarle que un familiar la esperaba y que por ordenes del Doctor ella tenía ir a atenderla, Candy se preguntaba a que familiar se refería, Tal vez sea Ian que otra vez se puso mal, así que pensando en esa posibilidad se dirigió lo más rápido que pudo a cumplir con las ordenes del doctor. Al entrar por la puerta allí estaba Eliza quejándose y llorando como si el dolor fuera insoportable, que te pasa Eliza? ¿Qué tienes? Dijo Candy preocupada, ella sabía que Eliza no era a la persona que quería atender pero era un paciente y realmente se miraba mal.
Eliza: me duele mucho respondió Eliza, no sé que pueda ser, ayúdame por favor mi querida prima.
Candy: llamare al Doctor.
Eliza: no te preocupes confió en ti y sé que me cuidaras mucho adema el doctor dijo que regresaría con los resultados de los exámenes por eso pedí que tú me cuidaras.
Candy: Esta bien Eliza.
Candy acomodo a Eliza y con mucho cuidado la cubrió con las sabanas, tomo su temperatura y su pulso, todo parecía estar bien, pero ¿por qué se quejaba tanto? No parecía tener nada
Candy: Bueno Eliza esperare afuera a que venga el doctor, descansa. La verdad era que no quería estar con ella, su presencia la ponía nerviosa.
Candy esperaba al Doctor que atendía a Eliza, cuando Neil llego a visitar a Eliza y no se molesto en saludar a Candy, parecía traer algunas cosas que oculto en su ropa y entro como siempre dándose aires de grandeza.
Minutos después se escucho un grito espantoso, Candy entro y vio a Eliza en una esquina con una mirada de terror, gritando auxilio, auxilio Candy quiere matarme Auxilio, los gritos que profería eran tan fuertes que varios doctores y enfermeras entraron a la habitación viendo a Eliza sangrar de sus muñecas, Neil sujeto a Candy y coloco en su mano un bisturí, ella no salía de su asombro, que está pasando aquí, yo no fui, no lo podía creer, había caído en la trampa de Eliza.
Que pasa señorita, preguntaron todos, Ella trato de matarme, trato de cortarme las venas sáquenla de aquí, llamen a la policía… Neil asintió con la cabeza, yo la vi, entre justo cuando estaba haciéndolo, mi hermana dormía, y ella la corto sin piedad, rápido llamen a la policía, debe estar en la cárcel es una asesina.
Candy no podía articular palabra, como Eliza podía decir semejante cosa, cuando al fin salido de su estado le grito a todos que ella no había hecho nada.
Los doctores y las enfermeras la miraban escépticos, todo apuntaba a que ella había sido, había dos testigos y el bisturí estaba en su mano.
Todos estaban agitados por la escena que presenciaba mientras en la habitación contigua una puerta sema abierta, se abría totalmente, Eliza y Neil estaban sorprendidos, que hacían ellos allí.
CAPITULO XIII
DESILUSIÓN
La puerta se abría lentamente, Eliza y Neil estaban sorprendidos, caminando hacia ellos estaba la Tía Abuela, Albert, e Ian.
Eliza: ¿Que hacen aquí?
La tía abuela tenía el rostro lleno de rabia, y lanzo una cachetada a Eliza tirándola sobre la cama, su mirada era fría, y a la vez llena de decepción.
Tía Abuela: Eliza jamás pensé que llegaras a tanto, como pudieron tú y Neil tramar algo tan cruel contra Candy, ustedes siempre fueron mi orgullo, como pudieron ser tan viles y malvados.
Neil se quedó callado, temblando de miedo, solo observaba el rostro de Ian y Albert que no le quitaban los ojos de encima.
Eliza: tía abuela no se da cuenta, Candy me lastimo, ella trato de…
Tía Abuela: Ni una palabra más Eliza, no te creeré nada, lo vi todo.
Eliza: pero como, esto fue una trampa tía abuela, no se da cuenta de que Ian y Candy confabularon contra mí para que usted me creyera una mentirosa.
Tía abuela: No es así Eliza, no digas mas mentiras, esta vez no te van a ayudar, hace más de una hora Ian fue por mí, me conto lo sucedido con el envenenamiento, yo no quería creerle pero me entrego pruebas, facturas donde Neil compro el veneno que utilizaron, y el resultado en las muestras de sangre que le dijo al doctor que no me ensañara y para hablar con ese doctor me trajo al hospital y me hiso esperar en la habitación contigua y escuche todo, escuche como le dijiste a Neil lo que tenía que decir, como culparían a Candy de todo y la hundirían en la cárcel y al escuchar las voces me acerque y porque la puerta estaba entre abierta vi como tú misma te cortabas las venas , y empezaste a gritar, solo así pude comprender cuan ciega había estado todo este tiempo, y cada historia contada por mis nietos de mentira paso a ser la verdad.
Eliza: Tía abuela eso no es así, créame se lo suplico, yo la quiero mucho y usted sabe que desde que Candy entro a la familia solo ha traído dolor, primero Anthony, luego Stear, ella es mala tía mala.
Tía Abuela: No Eliza, ya di la verdad, ahora sé lo que Anthony vio en ella, y porque Archie, Stear y Albert la quieren tanto, así que desde ahora no quiero verte jamás ni a ti ni a Neil, ya no forman parte de la familia Andley, desde ahora y para siempre sus nombres serán borrados de nuestra genealogía, para nunca más ser nombrados.
Eliza comenzó a llorar, tal vez por frustración, por sentirse descubierta o tal vez porque en verdad amaba a la tía abuela. La tía abuela vio por última vez a este para de demonios y viendo a Candy con lagrimas en los ojos le dijo: Lamento todo lo sucedido Candy, ahora se cuan valiosa eres, y que no hay nadie más digna que tu para llevar nuestro Apellido, y no te preocupes mas estos dos no te molestaran jamás, si lo hacen sabrán quien es la familia Andley. Dicho esto dio un beso en la frente a Candy y salió por la puerta.
Ian: Bueno Neil y Eliza es hora de que paguen por cada cosa que han hecho.
La policía entro por la puerta, el hospital los había llamado por órdenes de Neil para que arrestaran a Candy por intento de asesinato.
Policía: Nos llamaron, en que podemos ayudar.
Ian: Si señor queremos que arreste a estos dos por intento de asesinato y otros crímenes más de los cuales aquí tengo las pruebas, llévenselos.
Ian entrego las pruebas a los policías y Neil y Eliza fueron esposados como los criminales que eran, Eliza gritaba no solo porque de sus manos aun salía sangre, sino por el hecho de que pasaría el resto de su vida en prisión, Candy rogo a Ian que dejara que se los llevaran, a lo que El respondió que esa era la única manera en que la dejarían vivir su vida, de otro modo regresarían a vengarse como siempre lo habían hecho. Candy entendía a lo que Ian se refería así que con el dolor de su alma vio como Neil y Eliza eran arrastrados por el pasillo y llevados a prisión.
Albert observaba la escena, y volviendo a Ian le dice
Albert: Ahora entiendo que lo del matrimonio fue una total farsa ¿no es así? Tú jamás pensaste casarte con Eliza, fue una trampa.
Ian sonrió y le dijo: Bueno Albert la verdad es que pensé en la posibilidad si el plan A no funcionaba pero no sabes lo feliz que me hace que no fuera así, ya me imagino el infierno en que viviría casado con el Diablo y su súbdito.
Candy vio a Ian y con voz de reproche le dice: Me hiciste sufrir todo esto solo para descubrir a Eliza y Neil?
Ian: Lo siento Candy pero tú eres demasiado buena, si te lo hubiera dicho no me hubieras dejado, a pesar de todo lo que te han hecho.
Albert los mira y se da cuenta de que era el momento de que se aclararan las cosas, dirigiéndose a Ian y Candy les dice: Bueno chicos creo que debo acompañar a la Tía Abuela, aunque no lo demuestre debe sentirse destrozada por lo acontecido, además es hora de que hablen, así que los dejo solos, por cierto dejare las puertas bajo llave y no saldrán de aquí hasta que se arreglen las cosas, Adiós.
Ian y Candy gritaron Albert al mismo tiempo pero ya era tarde solo escucharon el ruido de la puerta cerrándose y la llave haciendo su trabajo.
Candy vio a Ian y le pregunta: ¿Tú eres Anthony?


_________________
[Solamente los administradores pueden ver este vínculo]   [Solamente los administradores pueden ver esta imagen][Solamente los administradores pueden ver esta imagen]
avatar
Dmar
GENERAL DEL EJERCITO
GENERAL DEL EJERCITO

Mensajes : 771
Fecha de inscripción : 19/06/2010
Edad : 39
Localización : EN EL CUARTEL GENERAL, CREANDO MISIONES Y RESCATANDO CHICOS GUAPOS

http://clubinigualableantho.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC "COMO UN SUEÑO" (ANTHONY BROWER)

Mensaje por Dmar el Miér Jul 07, 2010 6:58 pm

CAPITULO XIV

Candy: ¿Tú eres Anthony?
Ian: ¿Tan importante es la respuesta que has omitido tantas otras preguntas?
Candy: No te entiendo, a que te refieres.
Ian: Pudiste haberme preguntado porque todo este teatro del compromiso con Eliza o como es que logre descubrirlos, tal vez ¿por qué amándote tanto te lleve con Terry?, ¿porque lo único que preguntas es si soy Anthony?
Candy: Se que todas las otras preguntas son igual de importantes, pero quiero estar segura de saber el nombre correcto de la persona que amo.
Ian levanta la mirada y voltea a ver a Candy, no podía creerlo, ella sentía algo por el después de todo, había hecho todo aquello sin esperar que ella tuviera algún sentimiento por el mas que el de una simple amistad y ahora sus hermosos ojos verdes y hermosos labios le decían que lo amaba, su alegría era indescriptible, la tomo en sus brazos, la abrazo tan fuerte como pudo, su corazón latía a mil, era como un sueño hecho realidad, ella lo amaba, como tantas veces soñó mientras sufría de dolor, aquello sueños que lo ayudaron a levantarse de la cama, que lo había motivado a vivir era real, y esta vez no permitirá que se la arrebataran nuevamente.

Candy se sintió tan segura en los brazos de Ian, el había hecho tanto por ella en tan poco tiempo que ya no importaba quien fuera, si era Anthony, si era Ian, lo amaba tal como era y ya no volvería a hacer esa tonta pregunta nunca más.

Los diarios habían publicado la noticia, Eliza y Neil Legan hijos de una de las familias más ricas de Estados Unidos habían sido detenidos y acusados de Intento de asesinato y difamación, estaba en boca de todas las personas, la Tía abuela simplemente hizo caso omiso de las noticias, para ella ellos estaban muertos a pesar de las suplicas de la señora Legan por convencerla de que los sacara de la prisión, al final la señora Legan también fue olvidad, el Señor Legan pidió el divorcio oficial y se alejo a otro estado nadie ha sabido de él.



Con referente a Eliza, la prisión de mujeres fue su destino, Candy fue a visitarla una vez, Eliza suplico su ayuda, pero a pesar de la tristeza que provoco en Candy el sufrimiento de aquella arpía, Candy dio vuelta a la pagina y decidió dejar de vivir en el pasado y disfrutar de un presente prometedor.

De Neil pues mejor ni hablemos su debilidad fue su castigo.

Ambos Legan fueron encontrados culpables de Asesinato en primer grado, intento de asesinato y difamación, y sentenciados a cadena perpetua con posibilidades de libertad condicional en 40 años, gracias a las pruebas que Ian recabo en su breve periodo como novio de Eliza.

Esa noche después de la sentencia, Candy abrazo a Ian fuertemente y le agradeció por todo, aunque sienta tristeza por los hermanos Legan cosa que informo a Ian.

Candy: Me hubiera gustado que su fin no fuera tan terrible
Ian: Lo se Candy tu corazón es realmente puro y lleno de bondad, pero ellos no merecían menos que eso, si hubieran quedado libres no se dé que más cosas serian capaces, y no soportaría que tu sufrieras mas por causa de ellos ni que yo tuviera que separar me otra vez de ti, te amo.
Candy vio a Ian, no podía creer que esta vez sería diferente, no le arrebatarían a su amor otra vez, no lo permitiría, sería feliz costara lo que costara. En ese preciso momento Ian se inclino lentamente frente a Candy hasta quedar de rodillas, tomo su mano y viéndola a los ojos, le pidió que se casara con él.
Candy estaba llena de alegría, no podía dejar de ver sus hermoso ojos azules iluminados por la luz de la luna, y dijo ACEPTO.
Al día siguiente estaban listos para comunicar la noticia a todos los familiares y amigos más cercanos, los que verdaderamente amaban a Candy e Ian, los que nunca la abandonaron.

Esa noche un hombre llego buscando a Ian desesperadamente traía una carta con las instrucción de ser entregada a Ian Andley urgentemente, esa carta contenía noticias sobre Él, la persona a quien Ian buscaba y todos pensaban que había muerto, Ian abrió la carta lentamente, sus ojos se dilataron, sus manos empezaron a sudar. ¡¡¡¡DIOS MIO EL ESTA VIVO!!!







CAPITULO XV

Ian llamo a Candy, tenía que decírselo a alguien y tomar una decisión,
Candy: Me llamaste Ian
Ian: Es algo muy importante y que cambiara nuestro futuro próximo, siéntate y escúchame. Durante el tiempo que estuve enfermo recibí noticias que me causaron mucho dolor, pero a diferencia de los demás no me conforme con tan solo los rumores, tenía que encontrar respuestas aunque fuera más allá de la muerte, así que decidí contactar detectives que investigaran causas, motivos, lugares y hoy después de mucho tiempo recibí esta carta, quiero que la leas y que tomes una decisión. Candy realmente no sabía a qué se refería Ian, así que tomando la pequeña carta entre sus manos comenzó a leerla, no podía creerlo, pero si eso era cierto que pasaría ahora entre ella e Ian, estaba fría, no podía creerlo, todos pensaron que estaba muerto y ahora… ¿Qué tienes pensado hacer Ian? Ella sabía que Ian no se sentaría a esperar, el buscaría por sí mismo a esa persona que tanto quería, y ¿que era parte de su familia?
Ian: Candy tengo que buscarlo hasta encontrarlo, mi vida no tendría paz sino hago algo por devolverlo a este lugar con la familia que ama y que lo ama.
Candy sintió la firmeza en sus palabras, sabía que no lo haría desistir y en el fondo ella no quería que fuera de otra manera, lo vio y con convicción le dijo
¡¡Iré contigo!!!
Ian: Puede ser muy peligroso, según me informaron el está en un lugar muy lejano y como están las cosas no quiero arriesgarte, no puedo permitirme perderte otra vez.
Candy: Lo sé, per o ya no soy una niña y si algo pude aprender de todas las experiencias vividas es que debo reluchar por lo que amo a cualquier precio y contra cualquier persona, solo quiero pedirte algo antes de partir.
Ian: Dime Candy lo que desees será para mí un honor cumplirlo.
Candy: Casémonos antes de irnos, esta vez no voy a dejar que hayan cabos sueltos.
Ian estaba tan feliz eso era lo que él deseaba, pero después de la última noticia pensó que tendrían que operar más tiempo. Tus deseos son ordenes amor. No lo querría de otra manera. Esta hecho nos casamos den dos días. Ian y Candy notificaron a todos sus amigos, no querían a nadie más presente en la ceremonia, y todos aceptaron asistir sin preguntar porque algo tan rápido.
La tía abuela como retribución por todos los años de sufrimiento que le había causado a Candy la ayudo con todos los preparativos a pesar de la prisa iba a ser maravillosa, para Candy había ordenado un vestido blanco, tallado hasta la cadera y los hombros descubiertos, como siempre la parte inferior del vestido casi al final iba bordado con rosas dulce Candy en hilos de oro, la cola del vestido era larga y en su cabello una pequeña tiara de oro y diamantes, lucia sumamente hermosa.
Ian por su parte estaba vestido con traje negro, lucia hermoso, y juntos eran un espectáculo de belleza sin igual.
La boda se realizo en el jardín de las rosas, todo se veía hermoso, las rosas estaban llenas de vida, hasta parecía que sonreían, todos los invitados estaban tan felices, se había mandado a comprar ropa nuevas para los habitantes del hogar de Pony
Todos estaban allí, sus amigos, los que estuvieron con ella en tantos momentos de dolor, los que le dieron alegrías y la animaron a encontrar su camino, ella se veía radiante y todo estaba listo para el maravilloso día.
La música comenzó y Candy se acercaba al altar donde Ian la miraba con tanto amor, Candy era entregada por Albert y los niños del hogar sostenían la cola del vestido, Ian la tomo de la mano muy fuerte como si al soltarla la perdería otra vez, luego la ceremonia empezó, Candy estaba tan feliz y las palabras más famosos del mundo fueron escuchadas una vez mas pero para esta vez para nuestra feliz pareja Candy White Andley acepta por esposo al señor Ian Brower Andley
Yo... Candy es interrumpida por Ian que dirigiéndose a ella dice: Durante muchos años espere este momento y ahora que mi sueño se ha hecho realidad, quiero hacerlo bien, Padre mi nombre es Anthony Brown Andley, ese nombre debe usar para casarnos por favor.
Candy vio a Anthony tranquilamente, y le acaricio el rostro, siempre supe que estabas vivo y me alegra que no solo lo hayas estado en mi corazón.
Ian: Disculpa Candy quirie que me amaras por quien soy ahora no por quien fui, y soy tan feliz de saber que así lo es Te Amo.
Todos los invitados estaban tan felices, muchos sorprendidos por las últimas declaraciones, pero ya daba lo mismo, la felicitada era mayor que cualquier duda o pregunta.
La fiesta fue esplendida, cuando bailaban se sentían en las nubes, el aroma de las rosas envolvía todo el lugar, era simplemente perfecto.
Casi terminando la fiesta fueron interrumpidos por un muchacho que les decía que su carruaje estaba listo.
Ian: Candy es el momento, estas lista.
Candy: si estoy lista y veras que lo encontraremos, y otra vez el sonido de tres gaitas se escuchara por la colina.
Ian: Entonces que esperamos Stear nos necesita y no regresaremos hasta haberlo encontrado.
Candy: Si amor
Y así Anthony y Candy se embarcan hacia Inglaterra donde comenzara la búsqueda de nuestro querido Stear, lo que no se imaginaban era que no estaban solos, alguien más se escondía en la penumbra esperando el momento adecuado para…..

_________________
[Solamente los administradores pueden ver este vínculo]   [Solamente los administradores pueden ver esta imagen][Solamente los administradores pueden ver esta imagen]
avatar
Dmar
GENERAL DEL EJERCITO
GENERAL DEL EJERCITO

Mensajes : 771
Fecha de inscripción : 19/06/2010
Edad : 39
Localización : EN EL CUARTEL GENERAL, CREANDO MISIONES Y RESCATANDO CHICOS GUAPOS

http://clubinigualableantho.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC "COMO UN SUEÑO" (ANTHONY BROWER)

Mensaje por Invitado el Vie Sep 17, 2010 8:12 pm

:#: :#: :#: :#: :#: :#: Lo sabia, lo sabia, ¡¡Fue el primer fic que lei!!, esta hermoso, :#: :#: :#: Eres la culpable de que comenzara mi adiccion a los fan fics :) :) :) :) Ahora cada dia quiero mas y mas :sora: :sora: :sora: :sora: :sora: :sora: :sora: Necesito mas ficccccccsssssss :sora: :sora: :sora:

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: FIC "COMO UN SUEÑO" (ANTHONY BROWER)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.